InicioNoticiasCómo conducir "sin meterse en charcos", según la DGT

Cómo conducir «sin meterse en charcos», según la DGT

La lluvia es el fenómeno meteorológico más habitual en el invierno en España. Esta infografía le proporciona las principales pistas para afrontar una conducción bajo la lluvia con seguridad y también cómo actuar si se produce –por ejemplo, por acumulación de agua en la calzada– el temido acuaplanin.

Con el asfalto mojado, la adherencia de los neumáticos es menor y necesitamos más metros para detener nuestro vehículo.

Así, cuando llueva mientras conduces, usa el alumbrado de cruce, aumenta la velocidad del limpiaparabrisas en los adelantamientos, amplía la distancia de seguridad y enciende la calefacción para evitar que los cristales se empañen.

Lluvia: el peligro más frecuente

Además, antes de empezar a circular, asegúrate de que tus neumáticos están en buen estado comprobando el desgaste de las ranuras principales de la banda de rodadura.

Y si entras en aquaplanin -los neumáticos no pueden desalojar el agua del firme por desgaste, baja presión o velocidad excesiva-, sujeta el volante con fuerza, no frenes a fondo y cuando notes que recuperas la adherencia, corrige la trayectoria suavemente.

En caso de lluvias fuertes, es posible que se produzcan riadas y fuertes avenidas de agua en los cauces secos de ramblas y rieras, que incluso pueden afectar a las carreteras que las crucen o que pasan cerca.

Si circulas con tu automóvil y observas que comienza a subir el nivel de agua en estas zonas, no trates de cruzar las zonas inundadas, valora la situación, avisa a emergencias (112) y busca un camino alternativo. El coche podría ser arrastrado por el agua con el consiguiente peligro.

Más información


 ¡Síguenos en Telegram! a través de este enlace o síguenos en Facebook aquí.

NOS ENCANTARÍA CONOCER TU OPINIÓN

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre